Apoyo psicológico y supervisión


El cuidado y la atención que se ofrece desde la Casa de Campo se realiza las 24 horas del día, y, aparte de la supervisión de las actividades diarias, se realizan rondas nocturnas para tener constancia del sueño y el descanso de los/as chicas/os.

La psicóloga responsable de la casa está en contacto con la terapeuta, de cada paciente, transmitiendo información sobre la adaptación, la actitud, y las actividades que va realizando la persona, y recibiendo información, por parte de la terapeuta, sobre la evolución en terapia, las pautas nuevas que se van marcando y las exposiciones que se van realizando.

Este trabajo en equipo nos permite, por un lado, desde la casa de campo, dar apoyo y ánimo ante cada situación a la que se enfrentan y a llevar a cabo una mejor supervisión sobre el cumplimiento de las pautas marcadas en terapia; y, por otro lado, desde la perspectiva de la terapeuta, le permite conocer mejor a la persona teniendo constancia de aspectos y actitudes de la persona que se manifiestan fuera de las sesiones terapéuticas.

En el día a día existen momentos de recaída, de pérdida del ánimo, de control y de motivación, donde la/el afectada/o identifica que el TOC está tomando el control. En esos momentos cuentan con nuestro apoyo humano y psicológico.  De esta forma, les ayudamos a que encuentren el mejor camino y solución para poder tomar el control de su mente y sientan que tienen el poder sobre sus acciones.